lunes, 28 de septiembre de 2009

Cuaderno de campo de Anoük: Otoño.

Estoy en un lugar perdido y muy misterioso, y que a duras penas entran los rayos del sol. Ya se empieza a notar el otoño. No hace tanta calor y parece que los árboles tengan sueño.
Se oyen pajaritos, pero no sé de qué tipo son, nunca había oído nada parecido. En el Bosque Duendesito hay muchos pájaros, pero no cantan como los de aquí, así que imagino que he ido más allá y no sé donde estoy...
Por el tipo de luz que hay, creo que es por la tarde. Estoy descansando en frente de un pequeño lago y el agua es cristalina. Voy a llenar la cantimplora de agua y ¡dibujaré este paisaje tan bonito!


¡Oh! Mientras llenaba la cantimplora he oído unos pasos y, a mi lado, ha aparecido una centaura y se ha puesto a beber agua del lago. Le he preguntado si podía dibujarla y me ha dicho que ¡¡¡si!!! Así que no pierdo más el tiempo.





Mientras la estaba dibujando, hemos hablado mucho. Entre otras cosas me ha dicho que viene todas las mañanas a este lago porque es el único de la zona en que el agua no se mueve nada y se puede mirar y peinar largo rato sin que su reflejo se mueva.
Ha habido un momento que ha llamado a unas haditas que estaban revoloteando por la orilla, para que la ayudaran a peinarse y a ponerse guapa. Creo que se estaba aburriendo un poco...
¡Las centauras son muy coquetas!

________________



¡Uy, uy! ¡Me acaba de pasar algo super chuloooo! Ahora mismito. Me quedé dormida en la orilla del laguito, y me despertó un destello de luz, y luego vi otro que salía del agua. Como era de noche no pude verlo bien, así que me metí en el agua, a ver si acercándome un poco veía las luces, y estaba todo lleno de estrellitas flotando en el agua, y había un duendecito pescándolas una a una y metiéndolas en una cestita. Le he preguntado por qué las pescaba y me ha dicho ¡que era el Duendecito del Amanecer, y que se encargaba de pescar los reflejitos del cielo hasta que no quedara ninguno, y que lo último que pescaba era la luna, así el sol podía salir sin chocarse!
Y allí estaba él, intentando pescar la luna para que volviera a hacerse de día.
Y de pronto ¡CHAS! Pescó la luna ¡PUM! Desapareció ¡RASCA! Ya se ha hecho de día de golpe.
¡¡QUE SUSTOOOO!! Es que no me ha dado tiempo a nada. Ha sido todo en un abrir y cerrar de ojos. Entonces, cuando he reaccionado, he ido corriendo a buscar el cuaderno, y ahora voy a dibujarlo todo, en caliente, para que no se me olvide. ¡Aish que susto jolin!





_________




De vuelta a casa, y por el buen camino, me he encontrado a dos diminutas haditas desperezándose sobre unas manzanas.
Son muy tranquilas y, mientras las estaba observando, me he relajado tanto que casi me duermo.
También he observado que estas manzanas están a punto de madurar, en esta fecha. ¿Serán de fruto tardío? ¿Soportarán el frío? Por mi zona ya hace tiempo que recogimos todas las manzanas... Puede que aquí haya otro clima... ¡¡Lo bueno se hace esperar!!

Espero llegar prontito a casa porque tengo sueñecito...
Fin de la jornada.
Anoük.
___________________
Y dentro de poco, artesanía de El Mundo de Anoük. ¡¡Ya verás que chula!!

4 comentarios:

Madreselva dijo...

Me encanta el personaje de Anoük,es muy entrañable.Ha estado precioso el cuento.Aprende
mucho la protagonista sobre la magìa de la naturaleza.
Bellas son las haditas y la centaura que has creado.
Muchos y fuertes abrazos.
PD:volverè para leer los demàs cuentos,seguro que son todos preciosos.

cristina dijo...

Muchas gracias Madreselva, gracias por venir a visitarme, me alegra mucho. Espero que te gusten los cuentos :)
Un gran abrazo y hasta pronto.

Cris Purrusalda dijo...

es estupendo se un hadita que va aprendiendo por la vida, me siento identificada con este personaje jiji besos lunáticos

cristina dijo...

En el río que está cerca de mi casa, han puesto en la pared, con letras de hierro, una frase muy bonita que explica muy bien cómo es Anouk:
"Viure es provar-ho infinites vegades"
y significa:
"Vivir es probarlo infinitas veces"
Anouk no deja de aprender y sigue caminando, una y otra vez.

Muchos besos Cris!